El pasado jueves tenía lugar el pleno de presupuestos del Ayuntamiento de Híjar,en el cual se nos expuso la saneada situación financiera del Ayuntamiento que, lamentablemente, gracias a las políticas “escasamente” públicas del Señor Montoro y del Partido Popular, imposibilita continuar y terminar determinadas obras fundamentales para el desarrollo del pueblo.

En el mes de Diciembre pasado, el grupo municipal de Ganar Híjar envió al Ayuntamiento una serie de ideas y propuestas priorizadas para que el equipo de gobierno las tuviese en cuenta en la redacción del proyecto de presupuestos y, sobre todo, en la planificación del futuro del pueblo a medio plazo. En ellas se recogían, por una parte, un guión para comenzar a explorar la manera de impulsar el desarrollo socioeconómico del pueblo. Entre otras planteábamos las siguientes necesidades como forma de abrir el debate:

  1. Elaborar un listado de empresas de hijaranos y personas vinculadas con Híjar. El objetivo es indagar en las posibilidades de creación de empresas, además de establecer redes más amplias de contactos con empresas que pudieran estar interesadas en ampliar o invertir en actividades empresariales en la zona.
  2. Crear un grupo de trabajo entre comerciantes, políticos, empresarios y gestores que puedan elaborar un seguimiento de dichos contactos, generando encuentros y analizando las necesidades y posibilidades de nuestra comarca, pues cualquier inversión en nuestros pueblos colindantes redunda en beneficio nuestro.
  3. Plantear de una vez por todas propuestas como la de la Judería en vistas a nuevos nichos de empleo y de inversión, en base a la moción aprobada en 2016 que todavía no se ha puesto en marcha.
  4. Colaborar con los gestores municipales vecinos, sobre todo con la alcaldía del Ayuntamiento de La Puebla de Híjar, con los cuales compartimos la gestión de la Mancomunidad Industrial del Bajo Martín.
  5. Abrir el debate a la población en general.

En el último pleno, el más importante del año, insistimos en la propuesta. El equipo de gobierno, por lo visto, vendió numerosas gestiones con empresas y nos comentó que “obviamente, no nos pueden decir nada al respecto”. Es decir, difícilmente podemos trabajar conjuntamente cuando no nos dicen nada al respecto ni hay planificación en la cual cuenten con nosotros. Por no contar ni se nos cita cuando algún alto cargo del gobierno de Aragón visita institucionalmente la localidad, por citar un ejemplo.

En cuanto a las inversiones y las programaciones futuras del pueblo, decíamos en el título que Híjar es un pueblo sin proyecto. Y así es. En los últimos años la prioridad política del equipo de gobierno tiene solo un nombre: el Calvario.

Es importante hablar de números pues mucha gente desconoce el montante total de estos últimos años. Hasta la fecha se han invertido, entre talleres de empleo, garantía juvenil, fondos FITE, fondos propios, etc…. un total de aproximadamente un millón de €, distribuidos en los 563.000 gastados en el proyecto del Hostal, por una parte, y los 443. 000 € destinados a los jardines del parque. A fecha de hoy, en relación al Hostal, se prevé que falte al menos la mitad de la inversión, añadido a que, a última hora, se quiere cambiar el proyecto para tener un comedor más espacioso, lo cual hace que se necesite hacer una inversión extra, no prevista, de unos 300.000 € en una sala de exposiciones para las peanas de Semana Santa. Por supuesto, todas las propuestas del equipo de gobierno de talleres, garantía social, y otros gastos, se destinan prioritariamente a los jardines y/o al hostal. Al inicio del proyecto se nos comunicó que se abriría ya en su segunda fase. Supuestamente, pues nunca lo hemos podido confirmar, el Ayuntamiento gestiona las obras con asesoramiento de empresas privadas de restauración, aunque desgraciadamente ni estamos, ni nos esperan.

Se plantea este proyecto como estratégico. Se remodela el proyecto sobre la marcha y se ejecuta tarde y mal con el consiguiente riesgo de perder subvenciones del FITE que ello conlleva. En gran parte, por la falta de gestión y vigilancia.

Durante una década se ha dejado de invertir en el proyecto que debía ser estrella en la localidad: la residencia. Que propiciaría puestos de trabajo y un servicio de gran interés para la comarca. Se nos cuenta que no hay líneas de subvención al respecto. Y se nos miente. No hay prioridad; se priorizan los jardines y la obra del Calvario con un interés desmedido. Por poner sólo un ejemplo de prioridades. Con lo que se quiere gastar en una sala para exponer las peanas lograríamos de una vez por todas dejar la zona arqueológica y los restos del castillo de una manera permanente e integrada en el entorno. Por lo visto, en ninguna de las dos fases realizadas en el Calvario tuvieron en cuenta que tenían que eliminar la actual zona de exposición de peanas. Siempre a salto de mata, sin programación ninguna.

El otro gran asunto es el proyecto de la Judería. Hasta el momento, gracias al impulso de la DGA y de las asociaciones locales logramos que se recondujese el estudio de la misma y se invirtiese, demostrando la excepcional importancia de lo que muchos ya sabíamos. Sin embargo, el equipo de gobierno sigue esperando una mano benefactora que haga el trabajo que él no está dispuesto a hacer. Hasta la fecha, la inversión en el proyecto de la Judería es mínima. De hecho, no existe un proyecto de desarrollo social, económico y patrimonial. En febrero de 2016 se aprobó una moción para desarrollarlo y crear un grupo de trabajo, pero ahí duerme el sueño de los justos. Existen contactos y trabajos a nivel internacional desde las entidades sociales y culturales. La respuesta a todo este trabajo se debería reflejar en una voluntad clara de impulso del proyecto estratégico de la Judería. Sin embargo la realidad es la siguiente, la voluntad solo existe si se refleja en los presupuestos. El presupuesto del Ayuntamiento para la Judería, una vez más, es 0. El interés por tanto, pues hagan ustedes la cuenta.

En los últimos años, el Partido Popular de Híjar ha llevado una política de calma, sin proyección, sin interés, sin innovación, centrándose en un día a día apático en lo municipal. Tenemos grandes obras empantanadas y zonas del pueblo que se degradan paso a paso. Contamos cada vez con menor población y, lo más triste, cunde la desilusión en lo político. Somos conocedores de la dificultad de la situación demográfica y socioeconómica en nuestra provincia. Somos conocedores de cómo se nos trata en lo industrial, discriminándonos con otras zonas. Pero no entendemos que el equipo de gobierno se centre en sus pequeñas cosas y deje de lado proyectos, ideas y propuestas que podría trabajar conjuntamente con el resto de concejales de la oposición. Concejales que estamos relegados a proponer y predicar en el desierto cuando podría ser que algo tuviésemos que decir en algunos puntos.

Sin proyecto, sin ilusión, vamos camino de una Híjar cada vez más pequeña y cerrada en sí misma. Queda un año para las próximas elecciones municipales. Cada año que pasa nos sumimos más en la nostalgia de lo que fuimos, pero eso amigos, no nos salvará de la decadencia de nuestro futuro si no nos ponemos a trabajar desde YA en un proyecto común.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This